Nacional

La batalla por el Apruebo: Primer paso para el triunfo de la Revolución Chilena

Por #RedLatina

El inminente plebiscito constitucional del 25 de Octubre abre una posibilidad histórica única para avanzar en la refundación nacional y en la superación del neoliberalismo en nuestra patria, fase previa y necesaria para pensar en un horizonte socialista.

Lo anterior claramente no puede desentenderse de los límites impuestos por el acuerdo del 15 de Noviembre entre las fuerzas reaccionarias con los sectores reformistas, esto a través del quórum de los 2/3 que la derecha a través de sus voceros ya ha públicamente anunciado su intención de utilizarlo para taponear la posibilidad de una constitución transformadora. Así mismo, los llamados de esos mismos sectores a hacer una re-edición del “acuerdismo” noventero van a tender a intensificarse a medida que el proceso constituyente comience a toparse con las futuras elecciones presidenciales.

En ese marco, el rol de las fuerzas populares ha de ser la mayor y la más amplia unidad posible, pero aquella unidad no puede ser limitada a los partidos políticos, sino también a los movimientos sociales en base a un programa único. En cuanto al resto del proceso constituyente, es de trascendental importancia que los partidos políticos cedan sus cupos a las fuerzas emergidas del proceso del 18 de Octubre a través de expresiones como las asambleas populares y los cabildos, a la par de pujar por mejorar las condiciones para que independientes y otros sectores de la sociedad puedan participar en condiciones más óptimas. La tarea de seguir abriendo los límites del proceso ha de seguir una vez ganado el plebiscito de Octubre.

Por otro lado, la movilización de calle debe de reactivarse y mantenerse firme frente a los desafíos que se vienen. El pueblo debe mantenerse alerta frente a aquellas voces que claman por salidas autoritarias o quienes directa o indirectamente secundan la emergencia de grupos de choque fascistas que busquen ejercer la violencia reaccionaria contra el pueblo.

Finalmente, se ha de tomar en cuenta que el eventual triunfo del apruebo y la aprobación de una constitución de carácter anti-oligarquica y democrática es apenas un paso para pensar un horizonte socialista. La posibilidad de fortalecer el poder popular y permitir que la semilla plantada a partir de la revuelta del 18 de Octubre logre sus frutos va a depender de la capacidad del movimiento popular de articularse, organizarse y no caer en sectarismos de ningún tipo. La nueva constitución podrá permitirnos avanzar pasos, pero la refundación nacional depende en última instancia del pueblo que, a través de sus expresiones de organización popular, ha hecho posible este proceso histórico que, prontamente, podrá expresarse en una nueva constitución nacida desde la clase trabajadora y no desde las oligarquías.

Categorías:Nacional

Tagged as:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s