Blogs

Notas sobre el triunfo popular del 25-O

Por Pablo Parry

El avasallador triunfo en el plebiscito constitucional del 25 de Octubre ha abierto una oportunidad histórica de refundar nuestro país desde sus bases y junto al pueblo, cuestión que va a marcar los destinos de la patria durante los próximos 40 años.

En función de aquello, me parece que es posible sacar varias conclusiones respecto al resultado de este plebiscito y de las cosas que vendrán en el futuro inmediato:

1) En primer lugar, el plebiscito ha dejado desnudo al pinochetismo como una fuerza política y social totalmente minoritaria, reaccionaria y no representativa de las mayorías. Si miramos los resultados del rechazo, estos apenas representan 1/14 de todo el padrón electoral y 1/19 de la población total de nuestro país, además del marcadísimo carácter de clase que le pesa al momento de indagar sus principales nichos electorales (En Santiago, esta opción ganó principalmente en Vitacura, Las Condes y Lo Barnechea, parte del sector oriente de la capital y algunas de las zonas más pudientes del país). Otra razón más para celebrar la gran victoria que nuestro pueblo, sin partidos ni caudillos, se ha anotado en la jornada de ayer.

2) Que el pinochetismo haya sufrido un golpe mortífero no implica que debamos darlo por derrotado. Solo podremos asumir eso una vez hayamos acabado para siempre con todo el legado de la tiranía, desde su constitución, pasando por su modelo económico y terminando con sus FFAA. En ese sentido, es imprescindible la más amplia unidad de todos los sectores políticos y sociales frente a las futuras elecciones de convencionales del próximo año, así como también de los comicios municipales, regionales y presidenciales.

3) Ante la derrota categórica del Pinochetismo en este plebiscito, y su vaciamiento de toda legitimidad moral y social, me temo que no es descartable que la derecha empiece a optar por vías insurreccionales cada vez más agresivas e intensas, cuestión que se ha venido viendo hace bastante tiempo al menos desde Octubre del año pasado. Si todavía esta por verse que tan efectivo políticamente sería dar un giro como ese, en condiciones que 1) la opción militar o de represión abierta del movimiento popular ha fracasado rotundamente tras el estado de emergencia de 2019; 2) el repudio masivo de la población a la emergencia de grupos de choque como los que se han visto en las marchas del rechazo 3) el retroceso progresivo de las derechas a nivel regional, y con más fuerza tras las elecciones en Bolivia, con lo que se reduce el apoyo internacional a una intentona como esa; 4) La crisis interna de los EEUU con el consecuente debilitamiento hegemónico aparejado a ello.

4) Es innegable dar cuenta del hecho que la mitad del electorado no participó de esta elección. Ello da cuenta de la profunda desafección de la sociedad chilena hacia el sistema político y la política, cuestión que a pesar del enorme efecto movilizador de la revuelta popular, no ha cambiado mucho. Que logremos desbordar este proceso constitucional desde el pueblo depende que podamos ir y convencer a los que se abstuvieron de que otro país es posible si todos pujamos por el cambio social.

5) En el corto plazo, el movimiento popular debe redoblar sus esfuerzos en la calle y en las asambleas populares, a miras de convertir la convención en una verdadera asamblea constituyente libre y soberana.

Categorías:Blogs

Tagged as: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s